jueves, julio 20, 2006

Un dia... de julio


Tenemos mas de 12 años pasando vacaciones en Higuerote, ¿causas? cambiar de ambiente... podría ser, otra que dejamos de ir a los campamentos y dejarlo solo para semana santa o carnaval y la mas factible podría ser es reunirnos, primero vivo alejada de mi familia y es la época que pasamos juntos
Vamos y venimos, o sea pasamos dos semanas o más y después volvemos antes de empezar clase
Siempre me voy por una semana pero según como la vamos pasando nos vamos quedando
Esas semanas que pasamos allá, fue algo enriquecedor en muchos aspectos, descanso total para leer, ir a la playa, caminar y estar con familiares y amigos unos cercas en Villa Fuente Mar, donde están los apartamentos (tipo estudio solo para dormir... hacer otras cositas) y otro alejados el cual nos visitamos principalmente por en la noche, donde algunos de ellos inventaría un rica comida.
Los lunes los cuaimos se van para Caracas o otro sitio donde los toca trabajar...semana libre hasta el viernes
Pero llegó el martes que hacíamos, ayer llevamos a los chamos a bahía, día libre de cocina jajaja
Nos fuimos a Chirimena, como las 9 y media de la mañana después que desayunamos, que calor hacia no se podía negar que era julio, pero como son un par de atorada mi prima y yo no llevamos nada... ¡Sorpresa! no hay nada donde comprar, nada abierto, en eso llega una señora y abre su tarantín
- "buenos días" le pregunto
- "buenos días" responde ella
- "¿que tiene para tomar?" y por mis adentros pensé... "si los adultos teníamos sed como estarán los chamos"
La señora nos responde- "Bueno mis señora solo tengo esto, esto" y nos muestra una bombona de refresco de dos litros, pero no era refresco jajaja... era guarapita y de ñapa de parchita ni uno ni lo otro tomamos
- ¿Quieren la guarapita? pregunta la señora, nos miramos rapidito Omaira y yo, respondimos solo con la cabeza en forma positiva
- "¿Y refresco, agua o cerveza pregunta mi prima?"
La señora le responde- "Estoy esperando el camión"...
Pagamos y nos vamos, debajo de nuestra linda sombrilla y sillitas, eso si lo metimos en la camioneta jejeje... ni vaso llevamos mandamos a Viomar comprar un par de vasito y que le regalaran hielito
Era tan grande la sed, como es la hora más fuerte del sol, nos habíamos tomado toda la guarapita en un satiames, los niños se nos quedaban viendo... "pobrecitos que caritas".
Pero esa bebida como que nos dio mas sed o le agarramos el gustico a la bendita guarapita... si era bendita rica, sabrosa y que hicimos cómpranos otra uffsss jajaja
Pasa el tiempo, nos dieron ganas de hacer pis ni modo el mar lo teníamos enfrente... pero cuando haces la primera vez, te hechas a perder y tienes que volver.
Pero ya con la segunda bombona ya casi no coordinas bien, esa playa es algo especial principalmente tiene sus olitas allí se surfea y de paso tiene resaca, los chamos mas grande se reían de nosotras y mas de una vez nos templaron por el brazo (creo yo) y que nos ahogábamos, pero fue una experiencia única tanto para ellos como para nosotras, en estos días cuando nos reunimos los primos, dos de ellos se reían contándole a todos ese cuento y este par lo tenia olvidado algún sitio de nuestro lindo cerebro.
Ahora comprendo porque el socio de mi prima, se llevo la llave de la lancha, él decía que era para que su hijo y el mió, dos chamitos para que no la sacaran de la marina jajaja... pero era mentira, era por nosotras... uffsss
Cuando escribimos es para que lo personajes tome el control y uno solo le da vida, muchos de mi relatos son viejos pero ahora los traigo según como empiece mi vuelo le daré libertad, está es una conquista, que se encuentra amueblada con deseos y fantasías, con sueños y proyectos, con fracasos y decepciones. Allí vive toda nuestra historia emocional. Cuando la cuidamos porque nos queremos, es posible compartirla con otro sin dificultades.