viernes, julio 14, 2006

El placer y el limpia-botas




El placer y el limpia-botas

Azul era un niñito de apenas cinco añitos, vivía en Morocopo, era hijo de uno de los chalaneros del club, los fines de semanas o en épocas vacaciones, él se ayudaba limpiando las botas de los cabalgateros, su gran sueño era tener su caballo propio y no de madera como había en el parque.
Cuando se hacen competencia, Azul corría por todos los puesto ayudando, buscando los aperos, era un excelente jinete, nadie lo podía negar y entre los socios ese día, alguno le prestaba un caballo y zuas...

Azul llegaba en la mañanita muy temprano saludando a todos.

Azul decía: " ¡Buenos días tenga todos!"... él siempre tan cordial, nunca una mala cara... bueno algunas veces se ponía malcriado, jajaja, más de una y a veces era peleón, pero se lo perdonábamos por ser un niño. Creo que gustaba ser el centro de atracción

Carlos le preguntaba: "¿listo para competir?"
Azul respondía: "Si señor, ¡claro! y listo para ganar"

Cuando salía a la cancha se trasformaba parecía otra persona, siempre quería ser el mejor y por eso se le ayudo para que creciera emocionalmente

Competía en la mención de niño, en ese tiempo no era como hoy, premios monetarios, sino algún juguete o un motivo de caballo, el competía en "barriles".
Quien sabe que se hizo Azul, en algún lugar lejano debe estar con sus caballos, pero no de madera sino de verdad.
Continurá...