viernes, junio 23, 2006

El tiempo


El tiempo…

Hoy el tiempo paso en una forma lenta, no puede ser
La vivencia del transcurso del tiempo no es en absolutamente uniforme, como sí lo es la hora del reloj. Todos podemos comprobar cómo hay horas que vuelan y otras que se nos hacen interminables. Cuando estamos inmersos en la cotidianidad de nuestros trabajos, estos se desarrollan en el mismo lugar y exigen de nuestra atención y concentración mantenida, las semanas pasan tan rápidamente que da vértigo. Una de las cosas que más me llamaba la atención en mi época de estudiante era lo rápido que se pasaba el tiempo. También ahora me sorprendo de lo pronto que hierve la leche y se queman las tostadas cuando hago otras cosas al mismo tiempo, y lo que tardan cuando estoy exclusivamente en ello, a la espera y con prisas.

Por cierto, las vacaciones están muy cerca y las podemos hacer muy largas, si tenemos en cuenta algunas de estas cosas sobre la temporalidad. Si quieres tener no uno, sino dos meses de vacaciones, conviene salir del todo de lo cotidiano y llevar a cabo un ocio activo y diverso. Hay que evitar por todos los medios caer en la rutina y para ello hay que planear actividades distintas para cada día. Y si puedes no permanezcas todo el tiempo en el mismo lugar, pasa unos días en la costa y otros en el interior. Viaja por lugares que no conoces, todo será nuevo, te llamará más la atención y vivirás más momentos. No olvides que el tiempo, el verdadero, es subjetivo y que de ti depende en gran medida. Puedes gastarlo haciendo pasatiempos o puedes aprovecharlo, llenarlo, vivirlo.
Al que madruga... le da sueño mas temprano

1 comentario:

Nocheoscura dijo...

Eso me pasa a mi los fines de semana, que madrugo y luego llevo sueño todo el día. Y es quiero vivir tanto que a veces me derrota el cansancio.